miércoles, agosto 01, 2007

VIAJA CON HENRY A AMSTERDAM (HOLANDA)

Ámsterdam - Holanda, 01/08/07 – 04/08/07

Amsterdam es la capital de Holanda.

El pirmer día llegamos a Amsterdam y seguimos las indicaciones sin problemas para llegar al Camping Gaasperplas las 20 hs que quedaba a tan sólo 15 minutos en metro desde la Estación Central de Amsterdam que queda en pleno centro de la ciudad. Aquí en Amsterdam fue nuestra primera experiencia de camping, y para ser la primera fue muy buena por el tema de la convivencia con los amigos de la camioneta. Armamos el campamento y cenamos fideos con tuco y luego al sobre a dormir porque el día de mañana será duro.

El segundo día después de dormir toda la mañana nos tomamos el metro en la estación Gaasperplas (en el mismo camping) y nos bajamos en el destino (en la Estación Central). A esta estación llegan los metros, los trenes, los tranvías y los ómnibus. Los tranvías son muy modernos y parecidos a los de Estambul en Turquía. Aquí solicitamos la información turística en la misma estación central al lado de los andenes de los trenes. La mejor manera de desplazarse en Amsterdam es caminando, en metro, en ómnibus o tranvía, porque el tránsito es complicado. Tomando como punto de partida, la Central Station de Amsterdam, punto de referencia de toda ciudad holandesa, se abre ante nosotros toda una ciudad por descubrir. Así es que hicimos un city tour caminando comenzando por la zona del puerto marítimo, por la calle Damrak, una avenida de doble mano con varias sendas y llena de tiendas de souvenirs, resturantes y demás servicios para el turista. Allí intentamos entrar al Sexmuseum con carné de prensa pero no pudimos entonces dejando a nuestras espaldas el puerto marítimo, nos encaminamos hacia la emblemática Plaza de Dam, plaza principal de la ciudad.

La plaza se encuentra entre dos de las arterias principales de la capital, el Damrak y Rokin, donde se haya el dique dam, sobre el río Amstel. En este punto nos encontramos con el Palacio Real, antiguo ayuntamiento de la ciudad y la Iglesia Nueva o Iglesia de Santa Catalina, donde tienen lugar las coronaciones de los monarcas holandeses. En 1980 se coronó la actual soberana, la reina Beatriz.

Enfrente de esta plaza, y como punto de encuentro de turistas, se encuentra el monumento de la Liberación Nacional. Esta escultura fue construida en 1956, y simboliza la humanidad doblegada y sufridora por los desastres de la guerra. En este mismo punto de la ciudad, está el museo de cera Madam Tussaud. No entramos a él porque no nos aceptaron los carné de prensa y además no justificaba pagar porque sólo tenía muñecos de cera de las personalidades, historia y características de los Países Bajos, en particular, el Amsterdam del siglo XVII.

Al noroeste de la Plaza de Dam y rodeada de canales, se ven las luces rojas y bastantes curiosos turistas y nos encontramos con la mítica Zona Roja o Red Light District de la Amsterdam. Lejos de ser una zona apartada de la ciudad, la Zona Roja recibe en pleno centro la visita de cientos de personas todos los días tanto de noche como de día. A mi me encantó esta zona por lo bizarra de la situación de las prostitutas en las vitrinas y todas cobraban 50 euros desde la más fea a la más linda.

Aquí se encuentran numerosas tiendas con objetos peculiares, cientos de luces rojizas que iluminan durante todo el día las estrechas calles de esta parte de la ciudad y las mundialmente conocidas vitrinas o escaparates, donde las prostitutas se exponen al público, impresionan, impactan y llaman la atención de todo aquel que se acerca a conocer Amsterdam.

Lejos ya, de la Plaza de Dam y la Zona Roja, Amsterdam pasamos por numerosas plazas, caminando a través de Kalverstraat, una de las calles peatonales más animadas y comerciales de la capital. Concretamente, en la Plaza de Museumplein y sus alrededores se encuentran dos de los más importantes museos: Rijksmuseum y el museo de Van Gogh, ambos con una espléndida colección de pinturas, pero no entramos porque decidimos por mayoría no hacer museos de pinturas en Amsterdam.

Luego pasamos por la Casa de Ana Frank, en el barrio de Westerkerk; en este edificio de 1635, se conserva el diario que escribió la joven durante la Segunda Guerra Mundial. Luego pasamos el monumento a los homosexuales, que la verdad no lo entendí, era una plataforma con forma de triángulo sobre uno de los canales de la ciudad. Seguimos caminando por una peatonal y nos econtramos con Alberto Uruguayan Steakhouse, una parrillada atendida por su propio dueño uruguayo. Si alquien quiere ir queda en Taksteeg y Kalverstraat (que es una de las calles peatonales más animadas y comerciales de la capital). A la noche salimos a conocer la Zona Roja en su mejor hora, cerca de la medianoche. Allí nos encontramos con un personaje emigrado de uruguay que nos hizo una recorrida por la ciudad. Cuando nos los encontramos le dijimos que queríamos dar un paseo por la ciudad con él, éste nos dijo justo dieron con la persona indicada. Este personaje nos iba explicando y contando muchos detalles de Amsterdam desde la óptica de un uruguayo que llegó aquí para trabajar de lo que sea y ahora trabaja de mozo en un restaurante, pinta cuadros sin sentido con muchos garabatos y subalquila por habitación su casa que alquila a su propietario.

El tercer día salimos a caminar por el centro de la ciudad e hicimos el resto del city tour que nos habíamos planificado. Luego entramos gratis con carné de prensa a otro de los lugares interesantes de la ciudad, en este caso no para los aficionados al arte, sino para los amantes de la cerveza que es la fábrica Heineken o la Heineken Experience, que es un museo interactivo. Heineken es una de las marcas holandesas más importantes del país. Para entrar gratis aquí no fue nada fácil, porque tuvimos que mandar varios mails y llamar un par de veces y les hicimos el verso de que teníamos una revista y estábamos escribiendo un artículo sobre los puntos más importantes de la ciudad y considerábamos que ese era uno de ellos. Aquí vimos el proceso de fabricación de la cerveza a partir de la cebada y lo mejor fue que nos invitaron con varias cervezas y nos regalaron un souvenir que sirve de destapador.

A la noche fuimos de nuevo al centro para hacer una nueva recorrida nocturna por la Zona Roja y ver la movida nocturna de Amsterdam. En general hay poca gente en las calles de noche, pero la gente se concentrada en los coffee shops o bares, en la Zona Roja y en las discotecas nocturnas. A veces caminás por una calle llena de gente y a la vuelta de la esquina te encontrás de que no hay nadie y aunque dicen que en Amsterdam no hay que preocuparse de los ladrones, te viene un poco de miedo por el hecho de poder ser blanco fácil para los ladrones.

En este video pueden ver la Zona Roja de Amsterdam:

Para cerrar mi spot, y si pensas visitar Amsterdam te doy algunos consejos a tener en cuenta. Son las típicas situaciones que conviene evitar, caso contrario te puede costar una fuerte multa:

Fumar en lugares prohibidos, transporte público, andenes y estaciones.

Orinar en la calle.

Consumir alcohol en la calle.

Caminar por la senda destinada a bicicletas.

Viajar sin el ticket de viaje, o sin sellar la Strippenkaart.

Hacer ruidos molestos.

Comer en el transporte público, helados, patatas fritas y demás.

El ingreso de menores edad a bares o coffee shops.

Nada de fotos o video en las vitrinas de las prostitutas y en la Zona Roja.

Si te movillizas en bicicleta respeta las normas de tránsito y no circules en ella sobre las vías del tranvía o en sendas peatonales.

Mirá todas las fotos de Amsterdam - Holanda:

http://picasaweb.google.es/cr.coubrough/AMSTERDAM

Abrazo grande desde Holanda,

Henry.

1 comentario:

Diego de Leon dijo...

Muy bueno el blog, te cuento que yo estoy en plan de viaje a europa y este blog me brindo mucha info de dicha region. El blog que estoy editando es http://europaenmochila.blogspot.com invito a que lo visiten. Agregare este blog a la lista de blogs que me han ayudado a recopilar info. Saludos!!